SERRANÍA DE GRAZALEMA Parque Natural
SERRANÍA DE GRAZALEMA             Parque Natural
El Efecto Foehn en la Sierra del Pinar. Foto. Manuel Campuzano Izquierdo

Durante el verano el calor se hace bochornoso, las altas temperaturas junto al riesgo de incendios es la nota dominante por lo que aconsejo no transitar estas sierras durante la época estival y si lo hacemos, debemos realizar itinerarios de corta duración y relativamente cómodos. Los ríos ven reducido su caudal y los arroyos permanecen secos, las plantas paran su crecimiento y la fauna se reserva entre la vegetación huyendo del calor. Desde el mes de junio hasta primeros de
septiembre el calor es fuerte. A finales de agosto y principios de septiembre es casi segura la caída de alguna que otra tormenta que nos anuncia que la próxima estación se encuentra en sus preliminares y es buena ocasión para observar la marcha de las aves migradoras.

 

Es en otoño cuando se suavizan las temperaturas matinales y las noches se hacen más frescas, pudiendo caer algún que otro chaparrón allá por finales de septiembre. La sierra va cambiando su aspecto seco, presentándose poco a poco en toda su belleza. Es sin duda una buena estación para recorrerla y disfrutar de todo su esplendor, los frutos silvestres maduran y los árboles de hoja caduca comienzan a mostrar sus bellas tonalidades asomando a sus pies las primeras setas.

 

El invierno se nos presenta húmedo, frío y bastante caótico, ya que podemos pasar de días enteros sin cesar de llover a otros completamente despejados, caracterizados estos últimos por lo gélido de sus días. No es extraño que se produzcan grandes heladas durante las noches en los meses comprendidos entre noviembre y abril, atentos a los fuertes vientos fríos. Prácticamente durante los meses de enero a marzo es cuando se producen las escasas nevadas, motivadas por los vientos de norte o cuando vienen de la zona de Ronda “Rondino y Granadino”. Éstas son esporádicas y de muy corta duración, registrándose una media de 3 días al año de nevadas, siendo extraño que permanezcan las sierras cubiertas de nieve durante muchos días, salvo en las umbrías de las cumbres, concretamente en la Sierra del Endrinal entre el pico del Reloj y el Simancón y en la vertiente norte de la Sierra del Pinar, en concreto en el circo que forman los Picos del Torreón y el Cerezo o Mellizo; si bien, y ante la escasa luz solar que penetra bajo el bosque de pinsapos, la nieve es retenida durante varios días disfrutando de un hermoso paisaje invernal. La vegetación duerme y es buena estación para la observación de aves y mamíferos.

 

La primavera es quizás la estación que más nos invita a recorrer la sierra. Las masas forestales y con ellas la enorme variedad de flora acompañante, muestran todo su esplendor; la fauna despierta y comienzan a llegar las aves migratorias. Los arbustos, los árboles despuntan con sus nuevas hojas y flores. Las navas y las praderas se llenan de hierba nueva y los animales campean por doquier. Esta estación se caracteriza por lluvias muy copiosas y amaneceres bastante fríos que nos recuerdan al invierno.

 

 

 

Atardecer sobre la Sierra del Pinar. A. Barroso
La Gente de la Sierra. Foto. A Barroso
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Antonio Barroso Robles

Página web creada con 1&1 Mi Web.