SERRANÍA DE GRAZALEMA Parque Natural
SERRANÍA DE GRAZALEMA             Parque Natural

El algarrobo (caretonia siliqua), también está presente en muchos rincones de la sierra mezclándose con encinas y soportando bien su arraigo en terrenos calizos, sobre todo en laderas expuestas a solanas, pues es una planta que soporta muy bien las altas temperaturas y huye de los fríos y lugares húmedos. Podemos verlo sin formar grandes masas en las laderas del Cerro de las Cuevas, el Descansadero, en las laderas de la sierra del Pinar orientadas al noreste, en la bajada del pinsapar en dirección a Benamahoma y como marca la toponimia en el cerro del Algarrobal en Ubrique; excelentes ejemplares crecen en la Garganta Seca con troncos tortuosos y de gran porte.

El algarrobo es un árbol de poca altura, aunque existen muchos ejemplares de gran porte repartidos por varios lugares de la sierra. Su tronco es bastante regular, de corteza grisácea y lisa. Su fruto es la algarroba, de 10 a 20 cm, de longitud por 2 o 3 de ancho, verdes al principio, de color pardo-oscuro cuando maduran alojando en su interior de 10 a 15 semillas, muy utilizadas como alimento para el ganado. La semilla era utilizada en la edad media como unidad de peso para materiales preciosos, llamándose en árabe “querat” de ahí el origen del quilate. Entre otras especies que podemos encontrar está el acebuche (Olea europaea) que es el olivo silvestre, algo extendido por distintos enclaves de la serranía que en otro tiempo fue un árbol poseedor de muchos recursos para la subsistencia de la población serrana.

El lentisco (Pistacia lentiscus) típico arbusto mediterráneo, verde todo el año, sus florecillas son verdes o rojizas y no posee pétalos, floreciendo de marzo a mayo y el fruto es una drupa pequeña roja que al madurar se torna negra. Algo abundante.

La cornicabra (Pistacia terebinthus) que también es un arbusto, y que en muchos lugares crece entre las grandes rocas. La veremos con porte de arbolillo enraizando donde pueda encontrar un mínimo de nutrientes, de hoja caediza, muy fácil de identificar entre los demás vegetales durante la estación otoñal, por el color rojo de ésta que destaca sobre la roca caliza. Pero si por algo se distingue es sin duda por las agallas que se alojan en las ramillas de la planta, producidas por un insecto, la cual toma en forma algo parecido a la cuerna de cabra, de ahí su nombre común.                

Atardecer sobre la Sierra del Pinar. A. Barroso
La Gente de la Sierra. Foto. A Barroso
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Antonio Barroso Robles

Página web creada con 1&1 Mi Web.